19 de enero de 2018

Reseña: «Ortografía para todos»

Ortografía para todos está basado en la tabla periódica de los elementos químicos.
Imagen tomada de www.casadellibro.com
La primera lectura de este año me ha llevado una de mis especialidades: la lengua. En mi caso es la inglesa, pero la española, con todos mis respetos, mola más. Gracias al programa radiofónico Emprende Madrid, de Onda Madrid, y a la disposición del autor para sortear ejemplares de su libro en aquel programa pude hacerme con un ejemplar. Estas son mis impresiones.

En primer lugar, del libro resaltaría la originalidad. Está basado nada menos que en la tabla periódica de los elementos, algo completamente ajeno a las humanidades, componente esencial de esta obra. A través de los símbolos de los elementos, el lector podrá acceder a normas ortográficas de todo tipo: desde cuándo poner «si no» o «sino» hasta los usos de una grafía tan controvertida como la «k». Por ejemplo, el potasio, cuyo símbolo es K, habla de este último asunto. Con todo, si el autor buscaba una idea llamativa para escribir, he de decir que lo ha logrado.

A continuación, destacaría la claridad de las explicaciones. Parece que estás en un aula en la que te desmenuzan los conceptos poco a poco. En ocasiones se parte incluso de la historia más o menos reciente de la lengua para detallar y aclarar los contenidos, lo que hace de Ortografía para todos un libro bastante completo a pesar de la concisión presente en algunas entradas. Se cuenta mucho en pocas palabras.

Otro aspecto que me ha llamado la atención es el de la inclusión de información adicional a las entradas, pero siempre relacionada con ellas. Encontraremos la etimología de todos los elementos de la tabla, curiosidades varias sobre los aspectos tratados y un buen lote de anotaciones extra de todos los niveles, haciendo algo de hincapié en cuestiones avanzadas. El conjunto es un magnífico complemento al texto principal.

Si tuviera que destacar tres elementos, me quedaría con el 45, el 52 y el 106. Respectivamente, se tratan las adaptaciones de palabras de otras lenguas, la voz con tilde diacrítica «té» y la combinación de signos interrogativos y exclamativos. No detallaré más para no estropearos la lectura, pero sí diré que haciendo balance entre contenido y explicación esas tres entradas son fantásticas.

Aparte de todo esto, podrás salir de dudas ante cuestiones como las siguientes:
  • ¿Es 25 % o 25%? ¿Se puede decir «veinticinco %» en determinados contextos?
  • ¿Es «felices fiestas» porque «fiestas» es un sustantivo común o «felices Fiestas», ya que «fiestas» alude a la Navidad, que va empieza con mayúscula?
  • ¿Cómo escribo las cantidades de cuatro cifras? ¿Es 5,670, 5.670, 5 670 o 5670? ¿Y las de cinco cifras o más? ¿60,000, 60 000, 60000 o 60.000?
  • Si digo que algo pesa 30 kilogramos, ¿cómo lo abrevio? ¿Es 30 kg, 30 kg. 30 kgs o 30 kgs.?
  • ¿Cómo represento los números cardinales? ¿Es 1.º, 1º o 1º.? ¿Se subraya la voladita?
Usos de mayúsculas y minúsculas, cursiva, signos de puntuación y algún que otro elemento convergen con lo anterior y ponen a disposición de quienes no se dedican al español profesionalmente (pero que les gusta aprenderlo) una obra ágil y con nociones suficientes para expresarte principalmente por escrito en tu día a día. Yo, como filólogo, he disfrutado un montón leyendo esta obra. ¿Os acordáis de las ventanas de Adviento que mostraban en cada apertura una sorpresa? Esto es igual, pero pasando páginas.

Sorteos literarios de febrero

Febrero trae varios sorteos literarios por parte de los blogs que se dedican a difundir el hábito de leer. Vamos con ellos.

El día 1 de febrero es la fecha límite para participar en el sorteo de un ejemplar de Morir no es lo que más duele, de Inés Planas. Es una obra policiaca cuya trama se va volviendo cada vez más compleja pese a partir de un hecho que parece aislado a priori. Para optar a ganar el premio deberás entrar en El búho entre libros, De lector a lector, Entre mis libros y yo o Leyendo en el bus (puedes acceder a los que quieras) y rellenar el formulario de difusión. Ese mismo día concluye también otro sorteo a través del Twitter de la entidad formativa Escuela Cursiva Me gusta escribir, el cual pone en juego diez ejemplares de la obra Una historia casi verdadera, en la que unos amigos que están en un curso de escritura creativa, actividad que dicha entidad lleva a cabo, se ven envueltos en situaciones muy convulsas. Puedes participar a través de este enlace

Por su parte, Bookeando con M.ª Ángeles nos trae la posibilidad de ganar El viento en la cara, obra donde una mujer musulmana trata de escapar de los problemas de ser mujer en su país. El día 2 de febrero termina el plazo para pujar por esta obra mediante el famoso formulario de difusión Rafflecopter.

El 4 de febrero finalizan dos sorteos. Lectora de tot nos ofrece ganar un ejemplar de Niebla en Tánger, una historia de ficción sobre amoríos del pasado que el paso de tiempo no ha borrado, mientras que Cosas mías aprovecha su tercer aniversario en la red para darnos la oportunidad de hacernos bien con La línea del frente, Morir no es lo que más duele o Invierno, por lo que habrá tres personas aforttunadas. Aixa de la Cruz, Inés Planas y Christopher Nicholson son quienes escriben las obras respectivamente.

Carmen en su tinta nos deja hasta el 8 de febrero para tratar de hacernbos con un ejemplar de El arte de morir dos veces, de Alonso Barán. Es una obra emplazada en América no exenta de acción a raudales y con el deseo de la supervivencia ante las dificultades. Participar está a la distancia de un retuit.

Un día después, el 9 de febrero concluye el sorteo de tres packs de dos libros que esperan dueño en el blog Perdida entre mis libros. Una pareja de libros de Elia Barceló, otra de novela negra y un par de recientes novedades están en juego, pero solo podrás ganar en uno de esos tres bloques. Una buena forma de celebrar el segundo año en internet de esta bitácora literaria.

Ya a fin de mes, el día 28 de febrero, La huella de los libros, que también está de celebración por sus dos años en la red, trae  nada menos que cuatro títulos: Un amor (Alejandro Palomas) El último regalo de Paulina Hoffmann (Carmen Romero), Morir no es lo que más duele (Inés Planas) y Bajo cielos lejanos (Sarah Lark). De nuevo, el formulario de difusión te dará la oportunidad de hacerte con uno de esos ejemplares.

Haz clic en los blogs para acceder a sus concursos.

Esta entrada podrá editarse.



20 de diciembre de 2017

Sorteo en Libros que hay que leer de un ejemplar de «La radio de piedra»

El blog de Laky, Libros que hay que leer, tiene la gentileza de acercarnos un sorteo en plena Navidad, que bien vale también como regalo tradicional de estas Fiestas en caso de que fueses la persona afortunada. La radio de piedra, escrita por Juan Herrera, nos sitúa en la Guerra Civil y nos relata vivencias verosímiles de aquellos tiempos y gentes que quedaron sumidos en la miseria más deleznable. Si deseas participar, dale a este enlace entonces, donde encontrarás tanto la sinopsis como el formulario de difusión para obtener puntos. Acaba el 23 de diciembre.

10 de diciembre de 2017

El bloqueo lector: 6 posibles causas

El bloqueo lector es una circunstancia que conduce a no ser capaz de abrir un libro y disfrutar de su lectura durante un tiempo indefinido. Aquí presento algunas de las causas que motivan este desaliento temporal respecto a la actvidad literaria.

1. Indecisión ante más de un título. Visitas tu colección de libros y te encuentras cuatro o cinco ejemplares que podrían encajar para tu próxima lectura. Sin embargo, empiezan a asomarse los peros, bien por temática, longitud u otra cosa que nos imaginemos. El día que emerge el conflicto tiende a convertirse en un día en que no lees.

2. Problemas emocionales. ¿Quién no ha estado alguna vez triste por alguna circunstancia personal? El pensar en solucionar ese problema que tanto te agobia, sus envites a tu estado de ánimo y la frustración de verte como no quieres convergen en un ataque invisble del que no es siempre sencillo salir. Mientras todo esto te mantenga inestable, será difícil dedicarle tiempo a la lectura.

3. Exceso de lectura. Llevar leídos más libros al año de los que puedes albergar, porque la intensidad y la repetición de actividades tiene un límite para llegar a la desesperación, conlleva querer descansar o buscar alguna actividad que te aleje de esa dinámica. La literatura, que te hace pensar, memorizar, etc, no es una excepción. El cerebro necesita oxígeno.

4. Prioridad a otras actividades. Los estudios, el trabajo, la familia, las parejas, etc. Si hay algo que importante que tratar en alguno de esos aspectos, el ocio queda relegado a un segundo plano. En casos extremos, la actividad relacionada con lo anterior puede absoverte tanto que no te deja tiempo para pensar en leer, de ahí que la literatura pierda intensidad en favor de otros quehaceres.

5. Ningún título motiva a leer. Es complicado que a alguien que tiene la costumbre de tocar los libros le ocurra, pero si su estantería está llena de títulos no leídos pero obsoletos, es posible que pierda algo de interés en ellos. Puede darse asimismo que ninguna de los lanzamientos recientes llame la atención. Te quedas un poco perdido, pero pronto te acabas recuperando.

6. Resaca literaria. Has disfrutado tanto con un título que no quieres dejar de disfrutar con su historia, de retenerla lo más posible en la memoria y agradecerte la opotunidad que te has dado de haber pasado varias horas delante de esas páginas (o pantalla para los menos tradicionales). Cuando empiezas otro libro, el anterior tiende a quedarse en el tintero. Una vez la has disfrutado lo bastante, el siguiente título llega a tus manos.

La idea de esta entrada surge de un mensaje que dejó Cristina, administradora del blog Mi medio limón verde, en el invitaba a sus seguidores a debatir sobre esta circunstancia. Aquí dejo yo mi punto de vista y le agradezco tan avispado tuit, el cual me ha dado alas para escribir acerca del bloqueo lector.


7 de diciembre de 2017

Reseña: «El músico de la lluvia»


El músico de la lluvia hace un recorrido por los pormenores de Chopin, todo mezclado con ficción
Imagen obtenida de www.marmella.es



Darle una oportunidad a un libro autopublicado enseña a que hay talento escondido en el anonimato o, al menos, menos conocido a nivel internacional. Mar Mella engrosa esa lista enorme y nos ofrece la ocasión de reflexionar con los asuntos que trata su obra.

De El músico de la lluvia destacaría, en primer lugar, el paso del tiempo. Está muy bien conseguido en todos los personajes, que van padeciendo momentos y acciones típicas del transcurrir de los años. En este aspecto se mezclan situaciones de esperanza y desasosiego, todas enriquecidas por el realismo que aporta todo lo que va sucediendo. Un punto que ayuda a comprender los porqués de muchas circunstancias aquí descritas.

Si te gustan las obras donde predomina la carga descriptiva, este libro lo deberías tener. La autora saca a relucir un léxico muy variado que sitúa sin problemas al lector en una situación determinada. Combinando presente y pasado, Mar Mella consigue que comprendamos con rapidez lo actual a través de lo que ha sucedido. Sin embargo, a mí estas descripciones me han parecido excesivas en varias ocasiones. Una madeja que no favorece el dinamismo en la obra. La mayoría de las escenas son contemplativas, lo que conlleva falta de acción. La insistencia en detallar y describir convierte a la obra más en una exposición documental sobre la sociedad de épocas pasadas que en un relato donde se sucedan las acciones. Es positivo en el sentido de servir como reflejo social de lo que había antes, pero negativo en si esperas movimiento. Hay más de esto en la forma de ser de los personajes que en acciones en sí.

Por otro lado, y esto es un punto a favor que tiene describir, el reflejo de la vida monacal, de la sociedad de Chopin y de lo actual está perfectamente enmarcado. Hay llamativos contrastes entre lo que resulta de vivir en un convento, en un entorno donde se palpa lo bélico y en el siglo XXI. Este punto ayuda a situarnos de un golpe en una atmósfera que nada tiene que ver con la obra en un abrir y cerrar de ojos, ya que la fuerza descriptiva de la autora es notable durante toda la obra.

Finalmente, asuntos como el amor, la ambición, el error, la autoridad, la independencia y la dependencia convergen de forma agradable en la obra y nos hacen reflexionar sobre sus muchas consecuencias tanto para bien como para mal. Si quieres dar un salto en el tiempo y asomarte a una ventana diferente cada vez que terminas un capítulo, El músico de la lluvia te puede ayudar.


30 de octubre de 2017

Los clubes de lectura

Las posibilidades casi infinitas que ofrece internet para compartir nuestros pareceres, contenidos ajenos o, simplemente, interaccionar en vivo con alguien han permitido que salgan multitud de actividades de interacción social. El caso que expongo hoy es el de los clubes de lectura.

Un club de lectura es una comunidad de gente aficionada a leer que acuerda, como actividad principal, la lectura conjunta de un libro, que es comentado a posteriori en cualquier plataforma en línea.  Para ello, se decide un título y unos plazos para exponer las impresiones de uno o varios capítulos. ¿Pero qué ventajas e inconvenientes puedes encontrar al participar en uno de estos clubes?

VENTAJAS

1. Conocer gente. No será complicado hallar a alguien afín a ti, al menos en esta afición. Si el contacto se extendiese más allá de los libros, puede que te lleves contigo a alguien para siempre.

2. La actividad es sana. La lectura nunca ha sido algo perjudicial ni física ni psicológicamente, es más, entre sus beneficios se encuentra la desconexión del estrés mundano durante el rato que estimes oportuno.

3. Conocer nuevos títulos y autores. Las propuestas que pueda lanzar la gente para lanzarse a leer algo te harán ver que no solo existen los superventas, sino también autores menos conocidos que también buscan hacerse hueco en tu tiempo a través de sus obras.

4. Variedad de pareceres. Cada cual va a exponer lo que le haya parecido la obra desde un punto de vista personal, lo que conlleva a enriquecerse de otros focos, a hacerte con ideas que a lo mejor no habían pasado por tu mente.

INCONVENIENTES


1. La lectura es impuesta. Puede que no salga a colación el título que buscas leer y tengas que tragar con algo que no te interese. Si eres muy habitual en esta actividad, puedes estar más a disgusto.

2. Tu día a día, condicionado. Es cierto que quien lee por placer hace hueco en un día para la actividad, pero ya tienes que estar pendiente de fechas para no perderte la historia ni los comentarios restantes.

3. Argumentos estropeados. Si se debate en un espacio público y alguien acude con mala intención, puede que le salga la vena graciosa y contar el final. De todas formas, entre lectores no se suele hacer y quien no lee puede no saber de qué va la historia.

Yo nunca he participado en un club de lectura y, hoy por hoy, no tengo especial intención. Me gusta que haya actividades dedicadas a fomentar este hábito necesario, el cual ayuda a pensar, a desarrollar nuestra capacidad crítica. El motivo es que me gusta que sea yo quien elija lo próximo que va a leer, aceptando sugerencias pero sin imposiciones de título y fechas para comentar. Con todo, la actividad mola.

26 de octubre de 2017

Reseña: «Largo invierno en París»


Largo invierno en París, publicada por Ediciones B, muestra que nada suele ser lo que parece. Imagen tomada de http://adivinaquienlee.blogspot.com.es
 Los conflictos bélicos, donde todo vale, desde la verdad más inocente a la mentira más descabellada, han generado un sinfín de recreaciones e historias reales que se han plasmado en la literatura universal. En esta ocasión, hallamos un compendio en el que nada es lo que nos intentan transmitir.

Destacaría en primer lugar la excelente ambientación de la obra. Visitaremos un París totalmente desolado para Francia y próspero para los invasores: Alemania. Las transformaciones de la ciudad quedan a merced de los foráneos, las cuales se perciben desde el burdel más pequeño a los monumentos más emblemáticos. Todo sostenido en una atmósfera de rabia, injusticia y tensión que tendrá efectos sobre los personajes a lo largo de la obra.

Una de las características más destacables de los personajes es la desconfianza. Cualquiera muestra escepticisimo ante el entorno y hechos que le rodean, condicionado aquel por la situación social de la obra. Un reflejo de la guerra y que proporciona una dosis extra de realismo a la historia. Con la desconfianza también se halla la esperanza, el deseo de la supervivencia.

Contemplamos un llamativo contraste social no solo entre invasores e invadidos, sino también en otros personajes  ajenos al conflicto en vivo y que, como suele ocurrir, no intervienen más que de manera diplomática. Se mezclan pobres y ricos con cientos de papeles: espías, víctimas, gobernantes, súbditos... Una miríada de profesiones en una época donde escaseaba el empleo y, sin emabrgo, abundaba la riqueza para algunos.

Sorprenden los giros que dan las historias de algunos personajes: desde los más conocidos, como los derivados del pogromo, a los más inusitados. El libro es toda una caja de sorpresas en materia de identidad, sucesos y destinos de quienes la protagonizan, lo cual hará que asistamos a momentos de lo más rocambolescos e inesperados.

La violencia será también un asunto dominante. Debido a la mano dura que siempre acompaña al victorioso invasor en la guerra, podremos pasearnos por momentos un tanto macabros y que hoy día constituyen un grave delito penal. Ya sea física o psicológica, la violencia acontece en cada uno de los personajes de forma distinta y condiciona su devenir.

Unos escarceos amorosos, cotilleos de asuntos oscuros y un sinfín de secretismo, impasividad y prudencia convergen con todos los elementos anteriores en una obra que te hará pasar un buen rato en muchas de sus fases. A partir de la segunda parte costará soltar el libro por disfrutar de la carga adictiva y frenética de la narración.

2 de octubre de 2017

Reseña: «El séptimo círculo del infierno»

El séptimo círculo del infierno es el tercer volumen de historia de la literatura que escribe Santiago Posteguillo. Imagen tomada de www.planetadelibros.com
Lo que empezó con La última noche en que Frankenstein leyó el Quijote y continuó con La sangre de los libros, dos libros que me encantaron, tiene su siguiente parte en el volumen que voy a reseñar, el cual no se queda atrás.

Destaca, en primer lugar, la claridad y concisión presentes en todos los relatos. El autor va recreando o describiendo el origen de cómo llegaron a nosotros obras más y menos conocidas y qué influencia han tenido en la sociedad de aquel entonces. En este aspecto imita a sus antecesores.

La novedad que aporta es la cantidad de personajes que han sido olvidados a lo largo de la historia de la literatura. Esto lleva a citar un asunto recurrente de los relatos: las restricciones. El hecho de ser mujer condenó a muchas al ostracismo, padeciendo injusticias en consecuencia, las cuales están descritas dentro de la obra de Posteguillo. Con todo, el machismo de otras épocas queda reflejado sin tapujos en varios de los relatos.

Es bueno también el estilo narrativo y juego con el tiempo del autor. Nos encontraremos relatos que están emplazados en el presente y en el pasado en varias de sus fases, quedando ambas líneas temporales conectadas y ayudando a comprender por qué se ha acabado llegando hasta cierta situación.

Si tuviera que elegir tres relatos, seleccionaría La batalla de Filipos, El fiel de la balanza y Cuando la Premio Nobel de Literatura Jane Somers engañó a todo el mundo. El primero refleja el constraste sorprendente de dos actividades que realiza el personaje oculto. El segundo es un ejemplo de lo humilde que puedes tener que llegar a ser para alcanzar cotas más altas a posteriori, mientras que el tercero es una lucha contra el anonimato. Hay varios más a destacar, pero ese es mi top 3.

Muy la línea de lo anterior, Santiago Posteguillo nos acerca otra cronología literaria de autores y obras. En esta ocasión, y muy al estilo de Svetlana Alexievich, muchos de los que no tuieron voz antes la han encontrado ahora en unas pocas páginas, pero suficientes para saber que un día esa gente también quiso contribuir con su pundonor y su talento a la historia de las letras. Prepárate para darle una vuelta al mundo sin salir de casa. El vuelo lo pagas una vez y te sirve para siempre.